Calidad del agua del Río Ranchería

El impacto de la minería sobre el río Ranchería se refleja a través de la presencia de metales pesados, como plomo, cadmio, bario, manganeso, hierro y zinc, que sobrepasan en reiteradas oportunidades los límites máximos establecidos en el decreto 1594 Art. 45 sobre criterios de calidad admisibles para la destinación del recurso para preservación de flora y fauna, en aguas dulces cálidas y que han sido reportados por la misma empresa en sus ICA. Una particularidad es que los metales reportados indican niveles por encima del límite máximo más que nada en época de sequía y menos en época de lluvia. Adicionalmente, el informe de Indepaz (Abril 2018) hace énfasis en la coincidencia de las series de mediciones de metales en agua de río cuyos picos coinciden en algunas mediciones con los puntos donde la empresa tiene derechos de verter agua industrial al río Ranchería. Eso, en combinación con los resultados de medición de metales pesados en las lagunas de vertimientos industriales, sugieren la participación repetitiva en la degradación de la calidad de agua del río Ranchería y sus tributarios por parte de Cerrejón.

Las mediciones de calidad de agua de río que se visualizan a continuación reflejan las concentraciones de algunos metales pesados recogidos en época de sequía,  y en época de lluvia. Para facilitar la identificación de las concentraciones de metales según temporada, se optó por demostrarlas en tres colores: Amarillo, representando la época de sequía; azul para la época de lluvia; y verde para representar las mediciones de las universidades, entendidas como representativas para la época de lluvias.

En el caso de las tablas para los metales bario y hierro, cabe aclarar la falta de una base de datos más amplia. En el caso del bario, se ubicó solo un informe en los informes de cumplimiento ambiental (ICA) de Cerrejón que reportaron su medición, en mayo de 2007. Para el hierro, la tabla carece de resultados generados por los investigadores de las universidades, porque, según el criterio de los académicos, no representaba un metal de interés para la investigación. Sin embargo, dado que el Decreto 1597 de 1984 establece a este elemento de interés para la preservación de flora y fauna, se ha optado por integrar la tabla que refleja únicamente las mediciones de hierro que ha reportado la empresa en sus ICA.

Descarga los datos de las mediciones aquí

Tomando en cuenta los pronósticos climáticos del IDEAM de 2014, en donde se predice mayores episodios de sequía y la disminución de precipitaciones para el sur de La Guajira, se ve el riesgo de que esas concentraciones de metales se presenten en más meses del año, incrementándose el riesgo de exposición de la flora y fauna, así como de las personas que hacen uso de estas aguas. Un mayor riesgo de exposición aumenta consecuentemente las posibilidades que esos metales terminen acumulándose en los ecosistemas, la biota o personas que pueden verse en la necesidad de consumir el agua del río Ranchería o que se bañan en ella.

MEDICIONES DE METALES EN los arroyos Bruno y Cerrejón

Un hallazgo particularmente interesante se deja visualizar enfocando los resultados de calidad de agua de los arroyos Bruno y Cerrejón para los metales Bario y Manganeso, medidos por las Universidades Cartagena y Koblenz-Landau en los años 2016 y 2017. Los gráficos permiten observar un incremento de las concentraciones de los metales, en la medida que los arroyos pasan por zona intervenida por la actividad minera. Si bien no podemos pretender que los momentos de medición de calidad de agua coinciden con los momentos de vertimiento de agua industrial a los arroyos, el presente hallazgo demuestra un cambio negativo en la calidad de agua de los arroyos asociado a a la actividad minera.

Bario en mg/L en el arroyo Bruno

Manganeso en mg/L en el arroyo Bruno

Bario en mg/L en el arroyo Cerrejón

Manganeso en mg/L en el arroyo Cerrejón

Lagunas de vertimiento

Según la ANLA, las lagunas de vertimiento hacen referencia a las lagunas de sedimentación y almacenamiento que existen dentro del complejo minero, en las cuales se retiene el agua proveniente de tajos, botaderos, planta de carbón, patio de acopio, o de las aguas de escorrentía de áreas mineras, que pueden ser vertidos al río Ranchería o ser reutilizadas para riego de vías u otros fines mineros. En total, se han identificado 16 lagunas que cuentan con los respectivos permisos.
Las mediciones a continuación se extraeron de los ICA de la empresa Cerrejón. Cabe resaltar que son muy pocas las mediciones de metales reportados en los ICA de la empresa.

La empresa no reporta regularmente las concentraciones de metales, ni mide todos los metales que se deberían medir y reportar, según su plan de manejo ambiental y el decreto que regula los vertimientos de aguas industriales.

Finalmente otro punto crítico parece, que en la Resolución 0631 de 2015 – que regula actualmente los vertimientos industriales mineros – metales de interés toxicológico como el Selenio, Manganeso, Bario y la Plata ya no cuenten con límites máximos para agua industrial. Otros como el Cadmio, Cinc, Cromo, Níquel cuenten con límites máximos muy por encima de los límites máximos para la preservación de una flora y fauna saludable. Las obligaciones del Estado que se asocian con la garantía del derecho al ambiente sano, se ven inalcanzables por las propias regulaciones en el sector económico.

Mediciones hechas en lagunas Este y Sur

*Las aguas de estas lagunas van directamente al río Ranchería

MEDICIONES DE METALES EN LAGUNA PORTERITO Y EMBALSE 3

Porterito vierte sus aguas en el arroyo Bruno y Embalse 3 en el arroyo Tabaco

Concentraciones de metales en la laguna Porterito en 2014 (mg/L)

Concentraciones de metales en la laguna Porterito en 2014 (mg/L)

Concentraciones de metales en la laguna Embalse 3 en 2014 (mg/L)

Concentraciones de metales en la laguna Embalse 3 en 2014 (mg/L)

Las mediciones de la propia empresa mostraron alcanzar niveles de concentraciones de metales pesados como cadmio, plomo, zinc y manganeso, que sobrepasan de manera repetitiva y extrema los límites establecidos para preservar la flora y fauna. En perspectiva de más de cincuenta años de minería que se alcanzarán en 2034, y las 16 lagunas de vertimientos en operación, son factores de contaminación que representan un potencial enorme de generar un daño en los cuerpos de agua, los ecosistemas e incluso en personas que consumen agua del río. Por lo tanto se hace indispensable que las autoridades ambientales no solo insistan el cumplimiento de las obligaciones legales, sino que también tomen acciones correctivas inmediatas, ya que la revisión de los informes de cumplimiento ambiental ha permitido identificar que Cerrejón lleva años sin medir las concentraciones de metales pesados en los vertimientos industriales que terminan contaminando los ríos y arroyos aledaños.