Calidad del agua de las fuentes de consumo de las comunidades étnicas

Las fuentes de agua de consumo de las comunidades son variadas. Mientras que miembros de algunas comunidades étnicas consumen agua a través de pozos profundos, otros consumen agua del arroyo Bruno o del río Ranchería, como también se dan los casos en que se usan ambas fuentes hídricas, o incluso optan por gastarse considerable porcentaje del presupuesto familiar para comprar agua del acueducto de Barrancas por desconfiar en la calidad de agua de los pozos puestos a su disposición. Eso viene siendo particularmente el caso de varias familias de las comunidades afrodescendientes que tuvieron que abandonar sus lugares de origen desde 2010 para ser reasentados por la empresa minera, cerca de la ciudad de Barrancas, como Roche Nuevo, Patilla Nuevo, Chancleta Nuevo y Las Casitas Nuevo. Estas, junto con la comunidad wayúu de Tamaquito II, solían acceder a diversas fuentes hídricas para su consumo en los bosques que antiguamente habitaban, pero han experimentado un cambio drástico en su forma de abastecerse con agua dulce. El agua de consumen ya no sale de los arroyos o manantiales, sino desde pozos profundos que han sido instalados con su traslado a los nuevos sitios.

Resultados de las mediciones

A continuación se visualizan los resultados de las mediciones de calidad de agua de consumo de las comunidades étnicas que participaron en el proyecto. Las mediciones fueron realizadas con ayuda de las Universidades Cartagena (Agosto y Noviembre 2016) y Koblenz-Landau (en Julio 2017). Las mediciones que sobrepasaron claramente los límites establecidos por ley, se resaltan en color rojo; los valores de metales pesados cercanos a los límites, se encuentran en color naranja. Para estos casos, dado que las concentraciones de metales medidos demostraron variar por un factor de X10, Indepaz recomienda  que esas fuentes de agua deben contar con seguimientos continuos.
Según el decreto 2115 de 2007, ninguna muestra de agua para consumo humano debe contener Coliformes totales (CT) y/o Coliformes Fecales (CF) ya que representan un factor de contaminación microbiológica del agua que pone en riesgo la salud. Fuentes de contaminación de agua superficial suelen ser vertimientos de aguas negras y de la ganadería que se practican en la cuenca del río Ranchería y sus tributarios. En el caso de la contaminación microbiológica en los pozos se recomienda analizar si existen filtraciones de las plantas de tratamientos de aguas negras que pueden estar instalados en la cercanía de los pozos (caso Tamaquito II pozo 3) o si el agua del río influencia negativamente el agua de pozo (caso Provincial pozo 6).

Medición de bacterias
Coliformes totales = 12000
Coliformes fecales= 3200

Medición de bacterias
Coliformes totales = 7000
Coliformes fecales= 4000

Medición de bacterias
Coliformes totales = 13000
Coliformes fecales= 10

Medición de bacterias
Coliformes totales = 2
Coliformes fecales= 0

El derecho al agua de algunas comunidades étnicas que participaron en el estudio (Roche, Chancleta, Patilla, Las Casitas, Tamaquito II, Provincial, La Horqueta II y El Rocío) se ve vulnerado en el componente de calidad. Particularmente, los pozos de agua de la comunidad wayúu del resguardo Provincial resultaron contaminados con varios metales pesados, como arsénico, manganeso, bario y selenio, así como con bacterias. Los cuatro metales sobrepasan los límites máximos establecidos en la Resolución 2115 de 2007 del Ministerio del Ambiente para agua potable. Ninguna de las comunidades mencionadas cuenta con una asistencia continua por parte de las autoridades para que se les suministre agua potable, según la normatividad nacional y lo establecido en la Resolución 64/292 de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 2010, así como lo exhortado por parte de la Defensoría del Pueblo. En el marco de los acuerdos de reasentamiento, Cerrejón ha asumido la instalación y entrega de agua a algunas comunidades, sin que aquella agua cumpla plenamente con la normativa nacional establecida, como se presenta en este informe.

En el caso de las comunidades que se abastecen con agua del arroyo Bruno en su cabecera, las mediciones de las universidades Cartagena y Koblenz-Landau encontraron que, con excepción del parámetro bacterias, el arroyo cuenta con una buena calidad de agua, donde los niveles de metales pesados están por debajo de los límites establecidos para agua potable.